Un festival de teatro se caracteriza por la reunión de diversos acontecimientos teatrales en un mismo marco, estando este delimitado en espacio y tiempo. Henri Schoenmakers (2007) define los festivales de teatro como “meta-acontecimientos”, es decir, se trata de macro-acontecimientos en los que se engloban acontecimientos teatrales individuales. Esta conceptualización es interesante debido a que permite analizar, por un lado, la macroestructura (el festival en sí, con sus características definitorias) y, por otro, las realizaciones escénicas individuales que se enmarcan en el festival. Dicha definición permite, además, el estudio de las relaciones que se establecen entre la macro-estructura (el festival) y las realizaciones escénicas.

No obstante, la concepción de los festivales de teatro como acontecimientos dedicados en exclusiva a la representació